El Proceso de Adopción

Antes de adoptar un gato has de ser consciente de que es una gran responsabilidad, que tendrás que asumir durante los 15 años de media que suelen vivir, estando bien cuidados. Es probable que en tu futuro haya muchos cambios, y en todos ellos debe estar incluido tu gato, ya que forma parte de tu vida y tu familia desde el momento de su adopción.

Cuando hayas visto en nuestros Gatos en Adopción el gato o gatos que te gustan, tienes que ponerte en contacto mediante un email, y te enviaremos el Formulario de Adopción de Gatos, donde hay una serie de preguntas necesarias para que te plantees qué significa en tu vida esta adopción, y que nos proporciones información acerca del hogar en el que viviría ese gato.

Buscamos siempre aumentar la calidad y cantidad de vida de nuestros acogidos, por lo que nos resulta imprescindible que los hogares en los que vayan a vivir sean hogares seguros, en los que vayan a estar al menos igual (y si es posible mejor), que en sus casas de acogida.

La existencia de Elementos de Protección en las ventanas, balcones, terrazas o cualquier acceso a exterior, es imprescindible en nuestras adopciones.

Tras valorar el Formulario, y planteadas las condiciones de adopción, se realiza la Visita a las Casas de Acogida donde se encuentran los gatos o gato que han sido elegidos, para que la persona adoptante pueda comprobar si definitivamente se trata del gato o gatos que quiere adoptar.

Al adoptar cualquiera de nuestros gatos acogidos, te comprometes a cuidarlo muy bien, alimentarlo con pienso al menos de gama media y mejor si es de gama alta, llevarlo al veterinario cuando lo necesite, seguir su calendario de vacunaciones y desparasitaciones tal y como te indique el veterinario, y esterilizarlo (si no lo está por edad) cuando tenga los 6 meses.

A todos nuestros gatos se les colocará el chip en el momento de la adopción a nombre del adoptante, a no ser que tengan menos de 3 meses y medio. En ese caso te comprometes por contrato a colocárselo en cuanto tenga esa edad. Es el mejor modo de ser responsable del gato desde ese primer momento, buscando su seguridad. El chip es la diferencia entre que vuelva a encontrar su hogar en el caso de pérdida o escape accidental, o que tenga que pasar el resto de su vida en una fría jaula al no haber podido localizar a su dueño.

Por supuesto está prohibida la desungulación de los gatos, como el propio Colegio Oficial de Veterinarios afortunadamente ya ha legislado.

Se realiza un seguimiento que consiste en que nos proporciones información de cómo sigue el gato, y nos envíes fotos cuando se requiera por correo electrónico o whatsapp, comprometiéndote en el contrato a facilitar todos los datos requeridos, y teniendo en cuenta que nos reservamos el derecho a recuperar al gato en caso de incumplimiento de cualquiera de los términos del contrato.

Al adoptar, siempre salvas al menos dos vidas, a las que das un futuro mejor: la del gato que adoptas, y la del gato que entra en su lugar, en la que fue su casa de acogida.